La crisis golpea con dureza a la construcción

El 72% de las sociedades que han tenido que cerrar desde el inicio de la crisis pertenecen al ámbito del ladrillo

Fuente: Laprovincia.es

Fecha: 02-08-2011

El sector de la construcción ha perdido 5.400 empresas desde el inicio de la crisis económica en el año 2007, lo que supone el 72% de las 7.500 sociedades que se han visto obligadas a cerrar sus puertas en el Archipiélago. Estas cifras, recabadas por la Asociación de Empresarios Constructores y Promotores (AECP) de la provincia de Las Palmas y avaladas por el último informe de la Confederación Canaria de Empresarios, reflejan "las dificultades de las pymes para mantener la actividad y los puestos de trabajo", según explicó ayer María Salud Gil, presidenta de la patronal, quien denunció que los gobiernos central y canario están dando el "toque de gracia" a muchas empresas al realizar las obras a través de sociedades públicas como Tragsa, Gesplan o Gestur.

La pérdida de empresas por la "competencia desleal" de las administraciones públicas tiene múltiples repercusiones en la economía canaria, según Gil, quien consideró que el cierre de las empresas está relacionado con la decisión del Gobierno canario de destinar varios millones de euros a la contratación directa de trabajadores para que realicen las obras y servicios que deberían hacer las empresas privadas. "Si se dedicara ese dinero a las obras públicas, no solamente se crearía nuevo empleo, sino que no se destruirían los que tenemos", resaltó.

"La pérdida del tejido productivo canario", añadió Gil, "nos hace más dependientes del exterior y también más vulnerables a la hora de prestar los servicios, de ahí la necesidad de que las administraciones públicas incentiven las alianzas entre las empresas grandes y las pequeñas, o entre las nacionales y las locales, lo que contribuye a elevar el aprendizaje y el nivel técnico.

Respuesta

Antes las críticas de la patronal de la construcción contra el Consorcio Turístico del Sur, por contratar sus obras a las empresas públicas, el director gerente de Gesplan, Rafael Castellano, consideró que las acusaciones "son infundadas" y aseguró que ocurre "todo lo contrario" a lo que denuncia Gil.

"La decisión del Gobierno canario de encargar sus proyectos a través de Gesplan es porque de esa forma se agiliza la tramitación, a veces hasta en más de un año, pero en absoluto se le hurtan obras a las empresas constructoras canarias, porque todas las actuaciones de Gesplan están licitadas y ejecutadas por entidades privadas", resaltó Castellano.

"Entiendo la preocupación de la presidenta de los constructores, pero no se debe desviar la atención hacia el sector público porque es el que está reactivando la economía", agregó.